Rosa Villarreal

Rosa Villarreal, Facilitadora

Rosa Villarreal (centro, fila de atrás) junto con brigadistas de su comunidad.

Comencé como brigadista SEPA en el 2004, en mi barrio querido. Promovida por la brigada como delegada ante CIET, hoy estoy facilitando y aportando a este proceso SEPA, compartiendo con mis barrios ya que SEPA es una escuela comunitaria donde todos aprendemos.

En lo personal, el cambio más importante es tener ese contacto directo con la población y sus líderes y escuchar sus problemáticas. Me hace reflexionar sobre la gran necesidad que tiene el ser humano de ser escuchado; muchas veces, sin necesidad de ser psicólogos podamos transmitir mensaje de esperanza y alegría a estos hermanos.

El cambio más importante que observé en uno de nuestros barrios fue el involucramiento de los lideres en la brigada SEPA. Esto provocó contacto y comunicación directa de los líderes con la población. Esta comunicación de persona a persona impulsa a cambiar situaciones de negativas a positivas, encierra valores humanos, el amor al prójimo que como líderes estamos obligados a escuchar y poder dar soluciones a la población.

El cambio más importante que observé en otro barrio fue integrar a dos sectores de liderazgo que dirigen el barrio, líderes que en su momento tenían diferencias que afectaban de alguna manera las buenas relaciones que deben existir en una comunidad. Con SEPA, los hogares en estudio estaban disperso en ambos sectores, por lo que tuvimos que dialogar con ambos lideres de los sectores para que en conjunto apoyáramos al barrio. Logramos concretar una armonía y se comprometieron a trabajar en conjunto y apoyar todas las actividades que íbamos a realizar.