Flavia Mendoza, Facilitadora

Flavia Mendoza (centro) con brigadistas de su comunidad en Managua.

SEPA ha significado para mi enriquecimiento de experiencias, ha sido una aprendizaje de vida. La verdad es que uno siempre no deja de aprender. Cada lugar que atiendo ha detenido dinámicas diferentes, mundos distintos, a pesar de estar tan cerca han sido tan diversos.

El cambio más importante en uno de los barrios ha sido el impacto en algunos hogares con respecto a cambios de actitudes frente al manejo de sus depósitos que contienen agua. Evidentemente, la positividad ha disminuido. En cuanto a la brigada que trabaja allí, es de lujo. El liderazgo tiene unas fortalezas admirables: el nivel de organización, el compromiso de sus líderes, la capacidad de convocatorio para cualquier actividad…

El otro barrio definitivamente ha sido un reto, desde descubrir una muestra tan dispersa y el funcionamiento de dos sectores dentro de la misma colonia, pero hemos avanzado y hemos tenido el apoyo de ambos. Creo que el cambio más importante ha sido descubrir el compromiso de los jóvenes que conforman la brigada. Si bien es cierto que dentro de ella hay adultos, es normal que el adulto se preocupe por su comunidad; sin embargo, cuando veo a los jóvenes involucrados en SEPA y en tantas actividades dentro de su colonia pienso que allí están los relevos, es el futuro… qué bueno que he tenido la oportunidad de conocerlos y de compartir con ellos.